...Receta para la felicidad:

Liberarse del apego aprendiendo a mirar el rostro de la muerte.

No existe otro momento para vivir más que este; y se te puede escapar...

Delfín

Delfín

Estas frente a mí. Vienes a buscarme en bicicleta. Es una bicicleta antigua. Me enseñas que otras veces has llevado a gente encima de ella, a niños sobre todo. Me dices que me quieres llevar adelante. Siento ya la presencia de delfines. Sé que vamos a ver delfines o estamos cerca de ellos.

Aparecen ondas de luz y los delfines se convierten en gigantes. Me siento pequeña, muy pequeña, siento que estamos dentro de un delfín y que somos como hormiguitas. No sé cómo hemos llegado aquí.

– ¿Dónde estamos?

 

– En el mar. Estamos en la “casa” de un delfín.

– ¿Los delfines tienen casa?

– No, este es su lugar ideal de descanso, es un lugar interno, igual que nuestro corazón.

Siento que es como el vientre del delfín, se oye todo igual que si estuviésemos dentro de un animal marino enorme.

– Eso es porque estamos muy cerca de su corazón.

– ¿Dónde está el alma del delfín? No sé por qué no he visto ningún delfín ni por qué hemos entrado solos en su hogar.

– Eso es porque el delfín soy yo. Yo tengo un alma delfín.

Me río y te pregunto que como es posible eso, que si acaso además de hombre eres un delfín y me dices que no, que hombres y delfines somos hermanos, tu alma es un delfín. Has reencarnado tantas veces como animal acuático que como hombre y una mitad tuya está viajando entre los mares ahora mismo. Entonces me sorprendo de lo que me dices y veo algo.

Te veo como delfín, un delfín macho, adulto, muy duro y agresivo para conseguir su comida, apenas sonríe, pero sí es inteligente y con mucha memoria. Te veo como si fueses una persona. Casi podría hablar contigo sólo que no puedo. Te veo que conoces a los hombres como delfín, eres un animal inteligente, sabio y mayor. Muy duro. Si me pongo enfrente seguramente me arrollarías pensando que quiero invadirte el territorio, no eres como esos delfines que dibujan todo amor. Pero también te veo mirando a tu familia, está algo más lejos. Lo que haces es rodear el territorio donde están ellos. Son una hembra y varias crías. Sois monógamos. No es una manada grande, y vivís en aguas más bien frías, con el fondo poco profundo.

Tú lo que haces es que desde lejos proteges lo que sería un circulo de territorio y ese círculo se mueve según se desplaza el curso del año y la pesca. Y tú casi siempre estás apartado, cuidando el territorio, por eso eres más duro, más severo, tienes que cuidar de las crías. Me enseñas que un año una cría murió y te dio mucha pena. Lo pasaste muy mal. Eso te hizo más severo aún.

Desde lejos a veces te acercas como 100 metros de distancia y desde allí ves a la delfín que amas y a las crías, y te saludan y tú a ellos. Y veo amor intenso en ti, entrega incondicional. Veo instinto de protección y sentimiento de paternidad pura. Es muy hermoso sentir eso. Me dices:

– ¿Ves? Yo soy un delfín.

Te pido perdón por haber dudado y te digo que yo no sabía que eso podía ocurrir. Y me das un abrazo y me dices que es normal.

– Ahora entenderé muchas cosas que siento. Gran parte de mí es delfín, pero no delfín como me hablan, sino delfín auténtico. Dentro del mar, soy un pez, soy marino, soy grande y sano de mis heridas. Desde niño alguien me ha llamado, y yo creía que era un ser divino, yo creí incluso que era mi mente, pero no, eran los hermanos delfín que me llaman para que despierte y les ayude a sanar a la naturaleza. Los delfines nos comunicamos desde el corazón. Igual que los hombres tenemos vidas más o menos conscientes pero desde lo más profundo somos hermanos de luz.

Me das las gracias por este mensaje y te veo que entras en una piscina redonda dentro de ese espacio donde estamos. Es una piscina de aguas saladas y cálidas y te veo que sientes que tienes como cola. Te despides y entras completamente y al entrar veo que sientes estar dentro de una burbuja purificadora. Que nada externo te puede dañar. Y cuando se te acaba el oxígeno sales rápidamente y estás feliz, radiante.

Te doy las gracias por lo que me has enseñado y me alejo.

 

ImprimirEmail

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Últimos Artículos

Desprenderse de lo marchito

09.06.2014

Vivir es estar. Dicen que una misión de vida te aguarda, pero es falso. La vida es la misma misi
Alquimia Sagrada y los tres fuegos

27.05.2014

Sigo tras las huellas de una sombra, una sombra del deseo. El deseo que se esconde detrás, que mir
Trabajo para sanar las relaciones

23.05.2014

{mp3}Altair_1{/mp3} Gracias Juan por tan linda grabación!
Energías de Junio, Julio y Agosto del 2014

19.05.2014

Iniciamos una nueva etapa con una energía más fuerte, más renovadora y transmutadora. Os deseo qu
Julián, el barco y el pez gigante

11.05.2014

Un barco, en el mar azul, semejante al pez inmenso de la manifestación. Y nosotros en él, impulsad
Estar

08.05.2014

Respirar es estar ahíEs respirar el instante, atender al presente, vivirlo, no huir más en un si
Consultas privadas

13.04.2014

Las consultas con Altaïr García son sesiones privadas donde recibes unas guías que pueden darte i
Sala Kailash

13.04.2014

Sala Kailāsh  es un espacio en Pamplona dirigido por Altaïr García en pro del desarrollo interio
Betting site http://cbetting.co.uk more info for Paddy Power Offers
UA-36269334-1